Cuidado con el nuevo formato de solicitud de matrimonio en la CDMX

Como sabes al momento de contraer matrimonio deberás de decidir si vas a casarte en separación de bienes o en sociedad conyugal (bienes mancomunados).

De manera muy breve cada uno de los regímenes implica:

  • Separación de bienes = Cada quien será dueño de los bienes adquiridos antes del matrimonio y durante éste.
  • Sociedad conyugal = Todos los bienes que se adquieran durante el matrimonio serán propiedad de los dos.

En el último de los regímenes hay una excepción, la cual se encuentra dentro del Artículo 182 Quintus del Código Civil, mismo que establece lo siguiente:

Artículo 182 Quintus.- En la sociedad conyugal son propios de cada cónyuge, salvo pacto en contrario que conste en las capitulaciones matrimoniales:

  1. Los bienes y derechos que le pertenezcan al tiempo de celebrarse el matrimonio, y los que posea antes de éste, aunque no fuera dueño de ellos, si los adquiere por prescripción durante el matrimonio;
  2. Los bienes que adquiera después de contraído el matrimonio, por herencia, legado, donación o don de la fortuna.
  3. Los bienes adquiridos por cualquier título propio que sea anterior al matrimonio, aunque la adjudicación se haya hecho después de la celebración de éste; siempre que todas las erogaciones que se generen para hacerlo efectivo, corran a cargo del dueño de éste;
  4. Los bienes que se adquieran con el producto de la venta o permuta de bienes propios;
  5. Objetos de uso personal;
  6. Los instrumentos necesarios para el ejercicio de la profesión, arte u oficio, salvo cuando éstos integren o pertenezcan a un establecimiento o explotación de carácter común. No perderán el carácter de privativos por el hecho de haber sido adquiridos con fondos comunes, pero en este caso el otro cónyuge que los conserve, deberá pagar a otro en la proporción que corresponda; y
  7. Los bienes comprados a plazos por uno de los cónyuges antes de contraer matrimonio, tendrán el carácter de privativo cuando la totalidad o parte del precio aplazado se satisfaga con dinero propio del mismo cónyuge. Se exceptúan la vivienda, enseres y menaje familiares.

Como podrás ver hay una serie de bienes que por regla general, aún y cuando te cases en sociedad conyugal, seguirán siendo de quien los adquiera.  Pero justo la excepción a la regla se encuentra en lo que está subrayado, esto es, la frase salvo pacto en contrario”.

En otras palabras, para entender mejor este Artículo te invitamos a que lo leas de la siguiente forma: “En la sociedad conyugal (bienes mancomunados) serán propiedad de cada esposo los siguientes bienes, salvo que decidan otra cosa:”.

Hasta aquí no hay inconveniente, poniendo un ejemplo: si una pareja se casa en sociedad conyugal y durante el matrimonio reciben una herencia, ésta será de quien sea el beneficiado.

El problema se da con el nuevo formato de solicitud de matrimonio que expidió el Registro Civil para la Ciudad de México, en el cual en su segunda página en el régimen de sociedad conyugal se señala lo siguiente:

Sociedad Conyugal

  1. El matrimonio se contrae bajo el régimen de Sociedad Conyugal.
  2. La Sociedad Conyugal comprenderá TODOS los bienes muebles e inmuebles y sus productos que los consortes adquieran durante su vida matrimonial, incluyendo el producto de su trabajo.
  3. En los bienes y productos de la cláusula anterior, cada consorte tendrá la participación del cincuenta por ciento.
  4. La Administración de la Sociedad Conyugal quedará a cargo de quien los cónyuges hubiesen designado, estipulación que podrá ser libremente modificada sin necesidad expresión de causa. Y en caso de desacuerdo el Juez de lo familiar resolverá lo conducente.
  5. Las bases para liquidar la Sociedad serán establecidas por el mismo Código en sus artículos relativos.

Automáticamente al firmar el nuevo formato de solicitud de matrimonio del Registro Civil para la Ciudad de México y escoger el régimen de sociedad conyugal, se estará haciendo el “pacto en contrario” y con ello incluyendo todos los bienes que se adquieran durante el matrimonio, inclusive los que por ley estaban excluidos.

Siguiendo con el ejemplo anterior: si ahora una pareja se casa en sociedad conyugal en la Ciudad de México y durante el matrimonio adquiere una herencia alguno de ellos, ésta será propiedad de los dos, con independencia de quien la reciba.

Esto hace grave el no leer y no tener un buen acompañamiento jurídico al momento de llenar los formatos, de lo que parece ser un simple trámite.

Al día de hoy el Registro Civil de la Ciudad de México sigue teniendo a disposición el formato que te decimos, lo puedes consultar en http://www.registrocdmx.df.gob.mx/statics/formatos/TCEJUR-DGRC_RAD_2.pdf.

Pero no te preocupes, para evitar tener cualquier conflicto patrimonial dentro del matrimonio y que todo esté perfectamente claro te recomendamos lo siguiente:

  1. Hablen como pareja y decidan el régimen patrimonial de acuerdo a lo que quieran como proyecto de vida.
  2. Contacten a un abogado especialista que les explique en qué consiste la sociedad conyugal y la separación de bienes.
  3. Hagan capitulaciones matrimoniales.
Mtro. Miguel Francisco Jiménez Hernández

Director Prenup.
Anuncios

Las herencias en el matrimonio.

Una de las interrogantes que más hemos recibido con nuestras parejas es ¿qué pasa con los bienes que se reciben por medio de donación durante su matrimonio? Pero para poder resolverla primero hay que entender qué es una herencia.

Una herencia es la transmisión de determinados bienes o cosas que se da cuando una persona fallece, es decir, una persona muere y su patrimonio será ahora propiedad de las personas que haya señalado en su testamento o bien según marque la ley.

Respecto de esto último sabrán que hay sucesiones testamentarias e intestamentarias. Las primeras, como el nombre lo dice, serán aquellas en la que se otorgó un testamento y se mencionó qué bienes forman su patrimonio y quiénes lo recibirán. Las segundas, ante la falta de testamento será la ley la que determine en qué orden y quién ha de recibir los bienes de la persona que falleció; esto bajo una regla que señala: los parientes más cercanos excluyen a los más lejanos.

¿Y en la sociedad conyugal?

Como recordarán la sociedad conyugal implica que a partir del primer minuto en que están casados todos los bienes que se adquieran serán de los dos, como si fuera una copropiedad.

Esto quiere decir que si durante el matrimonio uno de los esposos recibe una herencia sería parte de la sociedad conyugal, esto es de los dos. Ahora bien, la mayoría de los Códigos Civiles o Leyes Familiares establecen que hay determinados bienes que no forman parte de ella, uno de ellos son las herencias. Por esto último será importante que se asesoren y sepan si en el lugar donde se casarán por el civil existe esta regla.

¿Y en la separación de bienes?

Recordarán que la separación de bienes implica que durante el matrimonio cada uno conservará la propiedad de los bienes que adquiera y en ningún momento habrá una copropiedad.

Por cuanto hace a las herencias éstas seguirán siendo de cada uno, pero recomendamos que al momento de casarse se especifique dentro de las capitulaciones matrimoniales qué pasará si la herencia se hace a favor de uno o de los dos cónyuges.

La herencia y las capitulaciones matrimoniales.

 

Mencionábamos en líneas anteriores que dentro de los ordenamientos civiles o familiares de todo el país la regla general es que las herencias no forman parte de la sociedad conyugal, pero igualmente en las leyes se prevé no se incluirán siempre y cuando los novios al casarse no acuerden algo en contrario.

 

A manera de ejemplo el Código Civil para la Ciudad de México establece lo siguiente:

 

Artículo 182 Quintus.- En la sociedad conyugal son propios de cada cónyuge, salvo pacto en contrario que conste en las capitulaciones matrimoniales:

  1. Los bienes que adquiera después de contraído el matrimonio, por herencia, legado, donación o don de la fortuna;

 

El pacto en contrario se hace dentro de las capitulaciones matrimoniales. No hay persona que al casarse no elabore capitulaciones matrimoniales, la diferencia es si hacen un traje a la medida (PRENUP) o toman el traje de todo mundo (machote que les dará el Registro Civil).

 

Si ya están en proceso de casarse seguro ya leyeron los formatos que les dieron en el Registro Civil. Como no están elaborados especialmente para ustedes no podrán modificar y agregar cláusula expresa que deje fuera a las herencias. Pero también corren el riesgo de encontrar una leyenda que señala que “dentro de la sociedad conyugal se incluirán todos los bienes”, esto es el pacto en contrario.

 

Por ello recomendamos ampliamente que al momento de casarse reciban una asesoría especializada y si ustedes deciden que las herencias no formen parte de un patrimonio común deberán de hacer un convenio de capitulaciones matrimoniales donde expresamente señalen su deseo. Igualmente les recomendamos que si optan por los machotes lean bien las letras chicas.

 

Mtro. Miguel Francisco Jiménez Hernández

Director Prenup.

¿Sabían que tienen que hacer un inventario al casarse?

El casarse implica no solo que dos personas unen sus vidas en un proyecto común, significa también que ahora estas dos personas compartirán proyectos patrimoniales, con independencia del régimen en el cual estén casados.

Ya sea en la separación de bienes o en la sociedad conyugal, la ley establece que los esposos al momento de casarse deben de hacer un inventario detallado relacionando cada uno de los bienes con los que llegan al matrimonio. De acuerdo a la Real Academia de la Lengua un inventario es un “asiento de los bienes y demás cosas pertenecientes a una persona o comunicad, hecho con orden y precisión”.

La finalidad de hacer un inventario es para marcar un parteaguas con los bienes de los cuales ya eran propietarios y los que adquirirán durante su matrimonio.

En este inventario se deben de incluir todos los bienes y se debe de detallar cada uno de ellos. A manera de ejemplo:

Laura Hernández es propietaria de los siguientes bienes:

  • Vehículo marca Ford, modelo Fiesta, año 2014, número de serie KDJFAI300192355222.
  • Cuenta bancaria en la Institución Bancaria Scotiabank Inverlat, S.A., con número 332222333 y con un saldo de $23,000.00 pesos.
  • Deuda por préstamo bancario con la Institución Banco Mercantil del Norte, S.A. con número 338877272 y con un saldo de $70,500.00 pesos.
  • Laptop marca Toshiba, modelo YI888, año 2015, número de serie 1432423.

Si se fijan, el inventario incluye activos y pasivos.

Este inventario se debe de incluir en sus capitulaciones matrimoniales, pero lamentablemente el formato que nos dan en el Registro Civil no tiene ningún espacio para poder hacerlo y por lo tanto lo único que se hace es firmarlo y queda al aire esa línea que delimitará lo que construyan entre los dos y lo que ya tenían al momento de casarse.

Mtro. Miguel Francisco Jiménez Hernández

¿Qué significa casarse por el civil?

 

Seguramente como parte de todos los preparativos para el gran día, tienen contemplado el llevar a cabo su boda civil. Pero se han preguntado ¿qué implica casarse por el civil? y ¿qué pasará legalmente después de que firmen el acta de matrimonio? De inicio hay que aclarar que no es solo un trámite.

El matrimonio civil está regulado dentro de las leyes civiles de cada Estado de la República, de manera que según el lugar donde se casen serán las reglas que los acompañarán el resto de su matrimonio. Por dar un ejemplo, si han pensado en casarse en Acapulco, se estarían casando conforme a la legislación civil de Guerrero de manera que desde el segundo uno en que sean declarados esposos tendrán para toda su vida las reglas de dicha entidad.

El matrimonio civil implica la unión de dos personas en cuanto a su ser y en cuanto a sus bienes. Respecto de lo primero, al casarse adquieren derechos y obligaciones que son recíprocos, tales como la ayuda mutua, el respeto y la fidelidad.

Por cuanto hace a los bienes seguramente ya les hicieron la pregunta sobre si elegirán ¿sociedad conyugal (también es conocida como bienes mancomunados o sociedad legal) o separación de bienes? A estos se les llaman regímenes patrimoniales. Al momento de casarse, de una u otra manera también se están uniendo sus patrimonios y proyectos económicos.

 

¿Sociedad conyugal o separación de bienes?

Es muy importante que el régimen lo escojan a partir del proyecto de vida que tengan y no con el prejuicio y tabú que socialmente adoptamos. Lo que le sirve a una pareja no necesariamente le servirá a otra; y sobre todo el plan de vida que hacen juntos es solo de ustedes.

En términos generales, la sociedad conyugal implica que los bienes que adquieran a partir del día de su boda serán de los dos, salvo ciertos casos que la ley determina y lo que pacten dentro de sus capitulaciones matrimoniales.

La separación de bienes significa que los bienes que adquieran durante su matrimonio serán de cada uno y no habrá por tanto algo común, pero en sus capitulaciones matrimoniales deberán de incluir un inventario detallado de los bienes que tengan al momento de la boda.

La manera de elegir el régimen es preguntarse ¿qué quieren a futuro? Con esto deberán de platicar sobre un proyecto común, que puede que genere algunas diferencias. Éstas no deben de ser entendidas como malas, por el contrario servirán para generar acuerdos sobre los que se sustentará su relación marital. Recuerden que la comunicación es uno de los elementos necesarios en el matrimonio y por lo tanto al hablar sobre lo que les preocupa fomentaremos la comunicación transparente.

 

¿Qué son las capitulaciones matrimoniales?

Las capitulaciones matrimoniales son pactos legales que los futuros esposos deben de elaborar y entregar al Registro Civil para establecer la sociedad conyugal o la separación de bienes que constituyan y su administración.

Aunque no lo crean, todos los que casan por el civil hacen capitulaciones matrimoniales; la diferencia está en tomar el machote del registro civil, o diseñar sus capitulaciones de acuerdo a lo que tengan planificado patrimonialmente. Si se pondrán un vestido o un traje a la medida para el gran día, ¿por qué dejar el plan de vida al formato que hará todo mundo?

Las capitulaciones matrimoniales son totalmente legales y se agregan a su trámite y apéndice de su acta de matrimonio. El convenio quedará en resguardo del registro civil del lugar donde se casen. De nuevo cobra importancia saber dónde y con qué reglas se casarán.

El convenio de capitulaciones matrimoniales en ningún momento significa que al casarse tienen que pensar en un trágico final, ni tampoco tiene el significado que le dan algunas revistas de espectáculos. Por el contrario, las capitulaciones matrimoniales implicarán un mayor compromiso porque al momento de hablar qué es lo que quieren a futuro deberán de pensar juntos y entender que desde su boda civil ya no son solo dos personas, sino también dos patrimonios que irán juntos y serán el cimiento de toda su nueva familia.

Al hacer capitulaciones en cualquiera de los dos regímenes tienen grandes beneficios. En el caso de sociedad conyugal podrán especificar cuáles bienes serán de los dos y cuáles serán exclusivos, por ejemplo: deudas particulares, herencias, donaciones, negocios familiares, etcétera. En el caso de separación de bienes, la ley permite hacer un régimen parcial y con ello crear un fondo común, imaginen que cada quien seguirá siendo dueño de lo suyo pero establecer una cuenta bancaria que sea de los dos y de ella se paguen los gastos diarios del hogar. Esto es únicamente posible a partir de elaborar un plan personal.

Como pueden ver la boda civil no es solo un trámite, y por ello se vuelve necesaria la asesoría y acompañamiento legal para todo esta planificación. En Prenup contarán con el único despacho en todo México, especializado en asesorar a parejas que se interesan y asumen el matrimonio con un plan de vida.

¿Dónde casarse por el civil?

Usualmente cuando las parejas se van a casar piensan en el lugar pero no toman en cuenta un factor legal importante, de acuerdo al lugar donde se casen serán las reglas que los acompañarán toda su vida.

En el Derecho existe un principio, que palabras más, palabras menos dice: las reglas del lugar rigen al acto. Llevando esta regla al matrimonio implica que el lugar donde se casen definirá jurídicamente qué reglas son las que los acompañarán toda su vida.

Por ejemplo, si Carlos y Carmen se casan civilmente en Querétaro su matrimonio en todo momento tomará como base el Código Civil de Querétaro. Si bien es cierto, hoy en día las leyes civiles-familiares son muy parecidas, también lo es que cada Estado tiene sus particularidades como lo son los regímenes matrimoniales en Querétaro que prevé tres tipos patrimoniales: sociedad conyugal, separación de bienes y comunidad de bienes. Éste último, no lo prevén las legislaciones del Distrito Federal, Estado de México o Morelos, por ejemplo.

Por ello es importante que al momento de casarse civilmente no se tome como solo un trámite el Registro Civil, sino que debe de haber una asesoría especializada en conocer qué implicaciones tiene casarse en “X” o “Y” entidad y sobre todo, cómo deberán hacer sus capitulaciones matrimoniales.

Con esto no quiero decir que no se deben de casar en Acapulco, Cuernavaca, Cancún, Zihuatanejo, etcétera, lo que quiero es que lo hagan teniendo pleno conocimiento de que reglas los acompañarán todo su matrimonio.

Ahora que si lo que les preocupa es que si ya casados tienen que sacar copias de su acta de matrimonio deberán de ir a donde se casaron, creemos que no es un factor para modificar dónde deben de casarse, debido a que se tiene el proyecto Nacional de comunicar a todos los Registros Civiles del país, entonces eso es cuestión de tiempo.

¿Ya habían pensado esto?

¿ES DE MAL GUSTO HABLAR SOBRE LOS BIENES AL CASARSE?

A lo largo del tiempo que llevamos asesorando a varias parejas sobre la elección del régimen y la elaboración de sus capitulaciones matrimoniales me he percatado, que existe un número de personas que consideran que hablar sobre los bienes en el momento de los preparativos de la boda es de mal gusto, y por ello prefieren solo tomar el régimen de separación de bienes porque es el que “no genera tantos problemas” y es el que les ha recomendado la amiga, el amigo, el familiar, etcétera.

Hay que recordar que cuando la gente se casa no solo se unen dos personas en cuanto a su ser, sino que también se da la unión de dos patrimonios, sin importar el régimen que escojan. Es decir, aún cuando se casen en sociedad conyugal o separación de bienes siempre implicará que sus patrimonios se unirán para un proyecto de vida.

Por ello considero que si se unen sus patrimonios para un fin común es necesario que hablen sobre cuál es su proyecto de vida. Hasta aquí ¿ves algo de mal gusto?

Si se ha tomado la gran decisión de compartir la vida juntos y por tanto se unirán nuestros patrimonios, ¿no sería importante que también se hablara sobre qué se quiere a futuro?

Uno de los mayores problemas que tenemos como sociedad es el evadir los temas que nos preocupan, esto es, preferimos tomar el atajo para no tener una discusión con ella o él. Imagínate el compartir una vida y empezar teniendo precauciones o miedos de hablar sobre cosas que te preocupan.

Cuando hablamos de régimen patrimonial siempre tenemos que pensar qué es lo que quiero y también que es lo que tú quieres. No es necesario que nuestros planes patrimoniales sean iguales, por eso existe la posibilidad de separar los bienes y hacer un régimen parcial o mixto; por el contrario, si son tan compatibles entonces optemos por la sociedad conyugal y ciertos bienes saquémoslos para que sean solo de uno de nosotros. ¿Cuál es el mejor régimen? El que su proyecto de vida necesita, no el de la amiga o el amigo, éste es personal e íntimo.

Por eso es importante que al momento de casarse hablen sobre qué es lo que tienen proyectado y teniendo trazado el plan, tengan el acompañamiento necesario para construir la mejor obra que será su familia.

¿Sigues viendo algo de mal gusto?