¿Qué significa casarse por el civil?

 

Seguramente como parte de todos los preparativos para el gran día, tienen contemplado el llevar a cabo su boda civil. Pero se han preguntado ¿qué implica casarse por el civil? y ¿qué pasará legalmente después de que firmen el acta de matrimonio? De inicio hay que aclarar que no es solo un trámite.

El matrimonio civil está regulado dentro de las leyes civiles de cada Estado de la República, de manera que según el lugar donde se casen serán las reglas que los acompañarán el resto de su matrimonio. Por dar un ejemplo, si han pensado en casarse en Acapulco, se estarían casando conforme a la legislación civil de Guerrero de manera que desde el segundo uno en que sean declarados esposos tendrán para toda su vida las reglas de dicha entidad.

El matrimonio civil implica la unión de dos personas en cuanto a su ser y en cuanto a sus bienes. Respecto de lo primero, al casarse adquieren derechos y obligaciones que son recíprocos, tales como la ayuda mutua, el respeto y la fidelidad.

Por cuanto hace a los bienes seguramente ya les hicieron la pregunta sobre si elegirán ¿sociedad conyugal (también es conocida como bienes mancomunados o sociedad legal) o separación de bienes? A estos se les llaman regímenes patrimoniales. Al momento de casarse, de una u otra manera también se están uniendo sus patrimonios y proyectos económicos.

 

¿Sociedad conyugal o separación de bienes?

Es muy importante que el régimen lo escojan a partir del proyecto de vida que tengan y no con el prejuicio y tabú que socialmente adoptamos. Lo que le sirve a una pareja no necesariamente le servirá a otra; y sobre todo el plan de vida que hacen juntos es solo de ustedes.

En términos generales, la sociedad conyugal implica que los bienes que adquieran a partir del día de su boda serán de los dos, salvo ciertos casos que la ley determina y lo que pacten dentro de sus capitulaciones matrimoniales.

La separación de bienes significa que los bienes que adquieran durante su matrimonio serán de cada uno y no habrá por tanto algo común, pero en sus capitulaciones matrimoniales deberán de incluir un inventario detallado de los bienes que tengan al momento de la boda.

La manera de elegir el régimen es preguntarse ¿qué quieren a futuro? Con esto deberán de platicar sobre un proyecto común, que puede que genere algunas diferencias. Éstas no deben de ser entendidas como malas, por el contrario servirán para generar acuerdos sobre los que se sustentará su relación marital. Recuerden que la comunicación es uno de los elementos necesarios en el matrimonio y por lo tanto al hablar sobre lo que les preocupa fomentaremos la comunicación transparente.

 

¿Qué son las capitulaciones matrimoniales?

Las capitulaciones matrimoniales son pactos legales que los futuros esposos deben de elaborar y entregar al Registro Civil para establecer la sociedad conyugal o la separación de bienes que constituyan y su administración.

Aunque no lo crean, todos los que casan por el civil hacen capitulaciones matrimoniales; la diferencia está en tomar el machote del registro civil, o diseñar sus capitulaciones de acuerdo a lo que tengan planificado patrimonialmente. Si se pondrán un vestido o un traje a la medida para el gran día, ¿por qué dejar el plan de vida al formato que hará todo mundo?

Las capitulaciones matrimoniales son totalmente legales y se agregan a su trámite y apéndice de su acta de matrimonio. El convenio quedará en resguardo del registro civil del lugar donde se casen. De nuevo cobra importancia saber dónde y con qué reglas se casarán.

El convenio de capitulaciones matrimoniales en ningún momento significa que al casarse tienen que pensar en un trágico final, ni tampoco tiene el significado que le dan algunas revistas de espectáculos. Por el contrario, las capitulaciones matrimoniales implicarán un mayor compromiso porque al momento de hablar qué es lo que quieren a futuro deberán de pensar juntos y entender que desde su boda civil ya no son solo dos personas, sino también dos patrimonios que irán juntos y serán el cimiento de toda su nueva familia.

Al hacer capitulaciones en cualquiera de los dos regímenes tienen grandes beneficios. En el caso de sociedad conyugal podrán especificar cuáles bienes serán de los dos y cuáles serán exclusivos, por ejemplo: deudas particulares, herencias, donaciones, negocios familiares, etcétera. En el caso de separación de bienes, la ley permite hacer un régimen parcial y con ello crear un fondo común, imaginen que cada quien seguirá siendo dueño de lo suyo pero establecer una cuenta bancaria que sea de los dos y de ella se paguen los gastos diarios del hogar. Esto es únicamente posible a partir de elaborar un plan personal.

Como pueden ver la boda civil no es solo un trámite, y por ello se vuelve necesaria la asesoría y acompañamiento legal para todo esta planificación. En Prenup contarán con el único despacho en todo México, especializado en asesorar a parejas que se interesan y asumen el matrimonio con un plan de vida.

Anuncios